historia de la fundación

Casa solariaega de los hermanos Rodado Leal en Albadalejo (Ciudad Real)

Casa solariaega de los hermanos Rodado Leal en Albaladejo (Ciudad Real)

Los hermanos Amparo y Eloy Rodado Leal nunca fueron como los hijos ilustres de algunos pueblos, cuyo testimonio más firme suele ser la inscripción en el Registro Civil, ser bautizados en la iglesia parroquial y recibir sepultura a la vera de sus mayores.

Dotados de una gran sensibilidad y de grandes cualidades espirituales y humanas, impulsaron durante toda su vida diversas obras de caridad y apostolado. Crearon un fondo para becas, como modo de ayuda a los jóvenes para la realización de estudios civiles. Ayudaron a eclesiásticos para continuar sus estudios, contribuyeron generosamente a la reconstrucción de la iglesia parroquial de su pueblo natal, Albaladejo, en Ciudad Real, etc.

También donaron los terrenos para construir las Escuelas Públicas Municipales y un centro de salud debidamente equipado. Colaboraron activamente en la creación de la Biblioteca Municipal y fomentaron la creación cultural y artística a través de las artes musicales. Se afanaron en buscar oportunidades y tuvieron diferentes ideas para ayudar a la gente de su pueblo.

La decisión de crear una Fundación surgió al escuchar unas palabras de San Juan Pablo II en 1992. Era una manera de consolidar toda la ayuda que venían realizando y darle una mayor estabilidad y proyección.

La Fundación Hermanos Amparo y Eloy Rodado Leal, se formalizó el 7 de octubre de 1993. Desde el primer momento se precisó que fuera de ámbito nacional e internacional. Todos sus aspectos se ajustaron a la legislación vigente y, en cuanto fue preciso, a la Ley 30/ 1994 de 24 de noviembre, reguladora de Fundaciones y Mecenazgos. Sus estatutos son de extraordinaria amplitud y han sido paulatinamente actualizados, según las disposiciones emanadas en posteriores legislaciones. La Fundación se puso bajo el Protectorado del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a cuyo Organismo rinde cuentas y presenta la requerida información.

Con estas ideas se realizó un Proyecto para conocer y estudiar la situación de la ayuda asistencial en Madrid. Al mismo tiempo se tomó contacto con instituciones, la mayoría religiosas, dedicadas a esos fines.

Tras recoger información, realizar estudios diversos, organizar un plan de formación, etc. en el mes de junio del año 1995 la Fundación comenzó con sus voluntarios a realizar sus primeros trabajos en el Hospital Universitario San Carlos de Madrid (Clínico). Empezaron 25 personas y desde el primer momento estos voluntarios dieron una respuesta clara y segura a las necesidades de los pacientes del hospital: personas ancianas, transeúntes, inmigrantes, enfermos de sida, niños y jóvenes internados por largas temporadas.